El número de seropositivos de más de 60 años de edad previsto para los próximos años representa un desafía médico y social, dadas las dificultades de varios tipos, en particular financieras, que tienen que enfrentar estas personas, según los análisis hechos en la Conferencia Internacional sobre Sida, que se realizó en Viena hasta el 25 de julio.
El tema se va volviendo cada vez más apremiante a medida que la primera generación de seropositivos se va acercando o superan la edad de 60 años, gracias al uso de los antirretrovirales. Para muchos de ellos, vivir con el VHI probablemente acarree problemas médicos, soledad, rechazo y dificultades financieras, según se afirmo en una de las charlas durante la conferencia.
“-Siempre hubo seropositivos de mayor edad, pero ahora son muchos más, por lo cual habrá que tener enfoques nuevos en materia de salud pública”. Dijo, Gottfried Hirnchall, director de ONUSIDA.    

El Fortín del Estrecho